Disfrutar, disfrutar y disfrutar.

Alejandro Santamaría

Miercoles, 27 de Septiembre 2017

Disfrutar, disfrutar y disfrutar. Esa era mi principal consigna para el Challenge. Nadar sin preocuparme de los demás ni de los rivales. Intentar poner un ritmo bueno y si ganaba o perdía tiempo no agobiarme. Distraerme y avanzar.

Hice una de mis mejores nataciones. Siguiendo buenos pies y sin pensar en lo que me quedaba por delante. En las ultimas semanas me había puesto las pilas nadando. Si no me servía para ir mas rápido por lo menos para salir menos fundido del agua. Y eso lo note sobretodo en la larga transición mientras corría al salir del agua para coger mi bici.

En la bici teníamos un circuito bonito y entretenido. Como el de un Domingo ideal.

El ritmo en Ironman no es muy elevado y el fundimiento te llega poco a poco con la acumulación de kilómetros. Así que te permite disfrutar al menos en el inicio. Mi consigna era seguir el plan de vatios marcado por el ingeniero Andres Diaz de Beaero para dosificar y llegar a la zona llana con energías para ir rápido.

Este verano había hecho un montón de puertos y había incluso batido records que hacia años que no conseguía, por eso también me animé a apuntarme a Madrid. El verano ha sido muy sacrificado, con muchos entrenos largos y duros. Sacrificando vacaciones y familia. Trabajos de todo tipo para subir los puertos bien y sobretodo poder llegar a la zona final con fuerza en las piernas para poder ir rápido. Con sensaciones y datos que me daban confianza para disputar la prueba. Las sensaciones eran muy optimistas, ganas fuerzas y motivación estaban a tope y los entrenos salían como nunca. Muchos en solitario, series y trabajos duros con los vatios que no engañan.

La otra clave era un buen plan de nutrición. Reponer y asimilar la energía que vamos gastando es casi más importante que el entrenamiento. 16 powergel en bici y 10 corriendo además de la bebida.

Una barbaridad pero es lo que gastamos.

“En los últimos meses había hecho varios entrenos de 30kms, con muchos a ritmo Ironman cercanos a 3´50”

La carrera a pie siempre ha sido mi especialidad. Pero últimamente me costaba sacar esa capacidad de sufrimiento para luchar hasta el final. En los últimos meses había hecho varios entrenos de 30kms y en cada uno me sentía mejor. Intentaba pasarlos distraído acumulando kilómetros con muchos a ritmo Ironman cercanos a 3´50 buscando hacerlos económicos.Con el apoyo de mi mujer acompañándome y dándome agua en bici para hacerlo mejor. Con otros entrenos claves para mejorar que me los guardo para los que entrenan conmigo en Trientrenos.

El día de la competición pensaba que estaba en uno de esos entrenos. Rodando cómodo y pasando kilómetros sin pensar en lo que quedaba delante. Intentando disfrutar aunque a esas alturas parece casi imposible. Intentando engañarme pensando que era corto y pasaría rápido. Pensando que era solo un día mas. Es tan duro que hay que intentar engañarnos para aguantarlo y evitar venirte abajo.

Conseguí correr rápido, en 2h48 y eso fue porque estaba motivado a tope. La cabeza en esos momentos es casi lo mas importante. La carrera fue a mi gusto, de menos a mas, remontando como antiguamente cuando marcaba los mejores parciales en mundiales y ganaba carreras buenas. Empecé a correr con opciones de remontar, “cazando” y eso me iba dando fuerzas y motivación para sufrir y aguantar y combatir las ganas de parar y rendirse. En cada vuelta estaba más cerca del siguiente. Siempre con alguien a quien pillar y eso me daba fuerzas para luchar. 6º,5º,4º hasta que pude adelantar al 3º y asegurar al pódium. La maratón en un ironman es 50% de cabeza.

Si tienes una motivación grande para sufrir eres capaz de exprimirte más y luchar a cada zancada a pesar del dolor y el cansancio.

Mi familia animando, mi mujer emocionada, amigos por todas partes y otros que ni conozco pero que me animaban con las mismas ganas a cada paso. Ánimos de otros participantes para seguir luchando y remontando hicieron que el maratón no fuera tan duro. En volandas a cada kilómetro hasta la puerta del sol para cruzar la meta con un pódium que me sabe a victoria. Fue mi día.

Imágenes de Tele Madrid

En volandas a cada kilómetro hasta la puerta del sol para cruzar la meta con un pódium que me sabe a victoria. Fue mi día.

Share This